Friday, October 13, 2006

Don Max

Me toco hace varios años conocer a Máximo Carvajal. Fue al terminar un taller de cómics en Balmaceda 1215. Luego de la exposición que cerraba el taller nos fuimos los dos alumnos que quedamos de los 15 que partieron más Udo Jacobsen, el profe; Martín Cáceres, Gonzalo Martinez y Don Max a tomar algo al Lagar de Don Quijote (esq. de Morandé con Catedral) Entre Shops, bebidas y papas fritas, que ahora que lo pienso fueron un signo premonitorio de lo que ahora son las reuniones del Informe Meteoro, comenzamos a improvisar un cadaver exquisito, luego de eso los ilustres creadores nos brindaron unas dedicadas ilustraciones y entre ellas apareció la siguiente:



Hace un mes, luego de pagar con mucha desazón la sensible partida del maestro, busqué entre unas agendas antiguas este recuerdo. Siempre he tenido la manía, sino la debilidad de atesorar ciertos documentos que por lo general el común de la gente descuenta. Volví a revisar el dibujo que me regaló me soprendí mucho al ver que los personajes que aparecían eran ni ás ni menos que DIno y Nina, es decir, los protagonistas del cómic que hace un par de meses he estado planificando y dibujando como parte de una colaboración para el Anuario del día de la historieta 2006 (homenaje que los versiona adultos) Eran los niños que él había dibujado hace mucho y que desde el día del Lagar del Quijote estuvieron esperándome a que el vínculo se produjese.
Suelo hacer este tipo de asociaciones y nunca dejo de asombrarme por lo curiosas que resultan. A veces forzadas a ojos ajenos. Por lo general cargadas de un necesario subtexto al que debó saber dar un sentido.

Acá un pequeño avance de lo que estoy trabajando, el segundo acercamiento al diseño de personajes para "Dina y Nino, Regreso a Mú" cabe mencionar que tras los textos de este homenaje esta la pluma de Antonio Lobos. Luego muestro más.

7 comments:

eduardo nicolás said...

Don Huicha:

Que interesante su historia. Es genial encontrar esos pequeños tesoros en un lugar aparentemente olvidado.

La ilustración se ve muy bien.

Huicha said...

ASi es, genial es un término muy acertado. Este sugiere un paralelo con las lámparas mágicas, la sorpresa, la atención y la oportunidad de formular uevos deseos.

donliebre said...

nooooooooooooo, artefactos prescindibles fue actualizado!!!

nótese que estoy posteando antes de leer de pura impresión no más.

ya, ahora leo.

sldos
dnlbr

Huicha said...

Si, actualizado!! les tiene que durar harto!

Eduardo, para finalizar podríamos inventar un nombre a esta nueva rama de la arqueología, dejo la inquietud tirada.

fabiopower said...

¡ qué buena historia y qué bonita experiencia!
me he dado cuenta que en todo nivel situaciones parecidas a la tuya no siempre son bien sopesadas, lo que me ha llevado a aprovechar cualquier regalo de tiempo que te pueda hacer una persona interesante.
¡Nadie sabe con qué gran personaje te encuentras de cuando en cuando!

Anonymous said...

Que más te puedo decir, amigo.
Es íncreible las coincidencias que tiene la vida y el destino.(no lo sabré yo).
Cada uno tiene su camino hecho, hay que seguirlo no más.
me entretuve mucho leyendo tu blog (dejando de trabajar incluso para leerlo).
ta bueno,bueno.

La quinteros,
PD:(tuve que crear un blog para mandarte esto, obligada a empezar a escribir)

Huicha said...

Que bueno saber que te entretuvo! a veces hay cosas más importantes que la pega, asi que has hecho bien en dejar tus labores para poner atención. La Revolución de los sin culpa Quintero! Gracias por leer, me quedo a la espera de tus Blogeadas.